Marta Picó

El acompañante al parto: ¿Simple espectador o el soporte fundamental para la madre?

¿Cuál es el papel de la persona que me va a acompañar durante el parto?

Después de la experiencia vivida en mis dos partos me di cuenta que el acompañante al parto puede ser mucho más que un simple espectador…

acompañamiento al parto
parto

Puede ser el soporte fundamental que la madre necesita durante el parto.

Sólo necesita saber cómo hacerlo!

La experiencia vivida en mis dos partos fue totalmente diferente…tanto para mí, como para mi pareja.

Mi  primer parto fue en el hospital. El segundo parto fue en casa.

Tanto mi pareja como yo, vivimos nuestro primer parto con la ilusión lógica del primer bebé… y con el absoluto desconocimiento de lo que es un parto, la verdad. Hace 14 años ya…

Leí mucho durante mi embarazo y me compré libros para saber, semana a semana, qué pasa durante el embarazo.

¿Y después? ¿Qué pasa durante el parto?

…Debo reconocer que únicamente me veía entrando en el hospital y no veía lo que sigue. No me imaginaba lo que pasaba allí dentro… simplemente me veía saliendo con un bebé en brazos. Mi pareja también.

A pesar de que no era un embarazo de riesgo, ni prematuro, ni en la semana 42, ni bebé con sobrepeso, ni complicaciones durante el embarazo, etc. me aplicaron el protocolo para los partos de urgencia que se aplicaba sistemáticamente para todos los partos (inmovilización en camilla, romper aguas artificialmente, oxitocina exógena, epidural, episiotomía,…).

Mi  pareja vivió el parto como un simple espectador, desde la barrera, con un sentimiento de impotencia por no poder hacer nada para ayudarme durante las fuertes contracciones provocadas por la administración de la oxitocina exógena y la inmovilización en camilla.

No os podéis imaginar cómo fue mi post-parto.

A pesar de ello, no me quedó un recuerdo traumático de esta experiencia. Yo estaba convencida que los partos eran “así” y mi pareja también…así que él en ningún momento se planteó que podía intervenir de algún modo…Para mí y para mi pareja, eso era lo normal así que no nos lo cuestionamos para nada y estábamos felices con nuestro bebé…

A los dos años, volví a quedarme embarazada.

La vivencia de este segundo embarazo fue muy distinta, sobre todo a partir del momento en que decidimos parir en casa… tomamos conciencia de lo es un parto realmente y de la capacidad que tenemos las mujeres para parir… simplemente estamos hechas para eso.

Mi segundo parto fue parto natural en casa. Un parto respetado, consciente y con el soporte fundamental de mi pareja y la comadrona.

Esta vez mi pareja no fue un simple espectador… Fue un trabajo de equipo entre yo y él: Yo paría y él era el soporte (físico y emocional) que yo necesitaba…con el  acompañamiento fundamental de la comadrona, claro.

Mi trabajo como terapeuta de Shiatsu especializada en embarazo y post-parto, me permite tener contacto con bastantes mujeres embarazadas.

Sus parejas se implican cada vez más en todo el proceso de gestación pero que llegan al momento del parto con cierta resignación.

Les gustaría involucrarse en el nacimiento de sus bebés, pero no saben cómo e incluso piensan que en realidad tienen muy poco que hacer durante el parto.

Mi experiencia personal en los partos de mis dos hijas  me hizo reflexionar mucho sobre el papel que toma el acompañante durante el parto.

¿Qué pasa con los acompañantes? ¿Cuál es su papel durante el parto? ¿Sólo pueden ser un simple espectador?

Y mi experiencia profesional como terapeuta de shiatsu me ha demostrado que el acompañante puede ser el soporte fundamental que la madre necesita durante el parto…sólo hay que darle herramientas y recursos para saber cómo hacerlo.

Es por este motivo que, junto con la doula Marta Batlle, hemos planteado un taller dirigido a los acompañantes que quieren ser algo más que un simple espectador, un taller donde aprender herramientas y recursos para saber cómo favorecer la segregación de oxitocina para que favorezca un buen proceso de parto y técnicas de shiatsu para dar soporte a la madre durante el proceso de dilatación.

Unas enseñanzas que le permitirán involucrarse totalmente en el nacimiento de su bebé para que el parto sea un trabajo de equipo.

Más Info: Taller de Shiatsu para acompañar a la madre durante el parto

Cuando hablo de Shiatsu…mucho más que un simple masaje

Cuando hablo de Shiatsu, no hablo de un simple masaje…ni siquiera de una terapia manual propiamente.

Cuando hablo de Shiatsu, hablo de algo que va mucho más allá…hablo de una terapia corporal que te permite recuperar la capacidad de escucha de tu cuerpo que es innata y que tenemos tan dormida.

La escucha del cuerpo y de los mensajes que nos envía es una puerta de entrada y una de las claves para poder reconocernos, para saber qué nos pasa realmente y qué necesitamos para sentirnos bien.

Porque el cuerpo no miente nunca…es nuestra fuente más sincera y a la que no podemos engañar…algo que nuestra mente sí realiza cuando debemos afrontar algo que nos incomoda…pero el cuerpo tiene su propio lenguaje.

Como dice Alain Vigneau en su libro “Clown Esencial, nuestro cuerpo es “un libro abierto. Solo hemos de reconocer la escritura que lo compone y descifrar las palabras inscritas en nuestra musculatura, en nuestra manera de andar, nuestra energía corporal, en la intensidad de nuestra mirada, en nuestra manera de llevar la cabeza de un lado o la barbilla en alza, de curvar nuestra espalda, o en el sonido de nuestros pasos…Nuestra historia está grabada en nuestro cuerpo…”

El cuerpo tiene memoria y el Shiatsu és una excelente herramienta para  conectar cuerpo y mente (emociones).

Quizás hay quien no esté de acuerdo con esta manera de ver el Shiatsu, y quizás sea porque en realidad de lo que hablo no es de Shiatsu propiamente sino de MI manera de trabajar

Una forma de trabajar que a lo largo de los años se ha ido transformando hasta convertirse en “MI Shiatsu”… fruto de tomar como base la técnica del Shiatsu Zen y los principios de la Medicina Tradicional China, integrar todas las formaciones que he recibido durante años (acupuntura, auriculoterapia, aromaterapia, reflexología, Flores de Bach)…y claro está, de mi experiencia vital y mi propia personalidad…

Eso es lo que hace que cada terapeuta acabe teniendo su propio estilo y carácter en la forma de trabajar…

mi manera de trabajar se caracteriza por acompañar a las personas en su proceso de toma de conciencia física y emocional.

A través del cuerpo ayudo a la persona a reconocer aquello que le genera malestar y a poner conciencia en lo que realmente le pasa y así saber lo que necesita para sentirse bien…mediante el contacto, la escucha del cuerpo, la empatía, la comprensión, la intuición, la relajación y la respiración.